15 oct. 2011

El jóven y la ballena

CAPITULO 2
Que si que sí, que si que no...


  A la mañana siguiente durante el recreo, Târeq volvió a acercarse a Jamil y nuevamente volvió a lanzar su despiadado ateque de esperanzas y sueños a nuestro amigo. Târeq sabía de la enorme paciencia de Jamil ante este tipo de insistencia, al igual que sabía perfectamente que si se lo ganaba, el resto del plan sería pan comido.
- Târeq, no insistas. Yo no necesito escapar hacia ninguna otra tierra ,tendría mucho que perder y poco que ganar. Aquí tengo mi casa, mi familia y amigos...
-¡Jamil,Jamil,escúchame!. Aquí dentro de poco no habrá nada para nosotros.Debemos irnos como hicieron algunos mayores. Estoy cansado de todo esto y frente a nosotros se abre la oportunidad de hacer algo grande...Tú mismo hablas de tu familia, de lo que la quieres...¿ Qué mejor muestra de cariño que volver un día hecho todo un hombre triunfal  y poder dar a tus padres todo aquello que necesitarán...?-.
Durante unos segundos  Jamil permaneció con la mirada ausente , pensativo...-¡No,no...Esarriesgado...!.-
-¿Arriesgado?. Anda Jamil. Sólo hay que tener una barca y atravesar un pequeño charco. Ya lo tengo todo pensado y me he informado  sobre cuánto cuesta uno de los botes del viejo Râteb. ¡ Ese viejo es una rata, tardaríamos años en poder pagar  tan solo la quilla...Pero si es por embarcación no te preocupes que sé de quien nos puede conseguir una a muy buen precio, eso sí debemos de ser cuatro: tú, yo y otros dos  del pueblo de al lado que ya están apuntados,sólo esperan a que nos decidamos...
El profesor los llamó para volver del recreo y Jamil que, en un principio veía disparatada la idea de su amigo , fue cediendo ante el sueño de Târeq; sabía de la edad y situación de sus padres y veía con buenos ojos  el poder  darles en un futuro una vida que aún el destino se negaba a concederles.
Por la tarde volvieron a la plazuela,volvieron a montar su portería y chutar unos tiros. Luego de vuelta a casa, fue Jamir quíen planteó las preguntas al plan de Târeq:
- Escucha Târek, estuve dándole vueltas a lo que me comentabas ayer...¿ En serio tienes ya todo pensado?-.
Su amigo lo miraba asombrado y sonreía...
Claro,¿ estás conmigo entonces?...
-¡Ummm...! En el caso que me interesara, dime¿cuándo y cómo sería?.
- Ya lo tengo todo hablado, solo hay que elegir día y momento adecuado, seguramente una noche que la mar esté en calma. Nosotros conocemos bien esto, acostumbramos a pescar  con poca visibilidad. He calculado que estando todo tranquilo y una pequeña barca con motor estaríamos al otro lado mas o menos en tres horas...
- No sé...ya hablamos...Creo que salir por la noche no es buena idea,podríamos desorientarnos y  moriríamos helados...Habría que buscar otro momento...





No hay comentarios:

Publicar un comentario