24 feb. 2020

De temprano : Las cinco

No deseo los "te quiero"
de una soleada tarde,
ni las de un anochecer.
No quiero un abrigo.
No quiero que me quites el frío.
Sólo, en tu boca desnudarme

13 feb. 2020

Cosas de satélites que caen


Ahora ya vestido de astronauta bajó las escaleras de su edificio, se  detuvo en el paso de peatones, miró el semáforo: verde... Cruzó  la avenida y entró una vez más en aquel supermercado. Se movía de manera aparatosa, lenta e imprecisa por la falta de gravedad.
- Bonita mañana Lucía- Saludó por la espalda a su cajera favorita.
Ella , se giró al oír su nombre , reconoció aquella  voz...El labio inferior le temblaba , al igual que su mano izquierda, aún con los  cincuenta euros de la clienta.
 Alberto sujetó su mano: -  Deseo ser parte de tu universo-.

3 jun. 2019

Las reglas del juego



Ya tengo los pies fríos de solo recordar cómo aquel hielo soldado a tu boca se iba diluyendo como carrusel de feria en mi tobillo. Tan frío como ardiente, atrevido, jugoso y cortante aquella noche.
Maldita, odiosa como lo fueron sus horas posteriores. Porque sin despedirte de mí, con los ojos vendados me dejaste en tu cama...
Me mentiste, te odio...Por no venir conmigo, por prometerme que volverías de seguida para continuar con nuestro juego. Pero ya no estás. Bajaste a la calle y en aquel momento...Un eco oscuro sobre el balcón, un golpe seco, un grito y  no regresaste.

19 mar. 2019

Julieta




A tí porque me existes,
porque no rayas la perfección…
Porque eres perfecta  en mi imagen
de lo que son los sueños.
Como única verdad
de la palabra ,de un gesto...
 Y de los gestos el resumen 
de la frase de lo que
debe de ser un día…
Con sus horas, minutos;
Amaneceres y atardeceres.
Porque eres mi equilibrio.
La raya del horizonte
que contemplo frente a mí
cada día.
Porque creas estrellas en nuevas e inventadas galaxias
que nacen en los sueños de tu cama,
en la sonrisa de tu almohada al mirarme.
Una canción, un verso del poema 
que se estira en ese pequeño espacio
del momento que nos suspiramos…
Y tú te ríes y yo te miro
 y estamos vivos.
Por tí…
Buenas noches mi vida.


30 jul. 2016

Semejanza a las de ser

Novato entre habitaciones
Y  torpe de pasillos
Ando en madrugadas
Como un pasajero
despistado en  el expreso
de tu media noche…

Y lo reconozco…
He aprendido a no saber
y  sin apenas aún ser nada
me entrego a tus maneras
semejanza  a las de ser,
existir sin más consejo
que lo viejo de tu boca.

Aquella desgarrada
y atrevida sabia
que condiciona,
que aventura  y multiplica
cualquier deseo
joven o iluso ,
que te pide y desea
con nada

10 abr. 2016

Sin luces ni estaciones

Hoy
salí a la calle
en la madrugada desnuda...
En las tardías horas
que se marchan perezosas,
quedando en el rocío
de las aceras
los últimos trazos
de una corta noche.

Hoy,
en esta nueva mañana
aún oscura
me sigues estando...
Y te me acercas,
escondida en el tímido aire;
y te respiro,suspiro,
me enredas...

Y estás,
aunque por estas horas
apenas exista el color,
aunque las viejas farolas
continuen sin alumbrar
estás...
Y sin estar
vuelvo a acariciarte,
tenerte y desearte
en esta misma calle
aún sin luces,colores
ni cuatro estaciones.

Fdo:José M. Sieres 

1 jun. 2014

Dos metros


Foto: José M Sieres
Dos metros
es el espacio que conformaría  

nuestro redondo y giratorio mundo…
Dos metros por dos…

El juego de parchís que jugamos
en el tablero de la cama

de nuestra habitación.
Una distancia más corta,

casi  imperceptible,
el hueco del portal que nos cubre de la lluvia;

 mientras aquellas escurridizas  gotas
que a traición te alcanzaron,

resbalan por tu rostro
y desordenan aquella  sombra de ojos  

reinventando una nueva mirada…
 

 El espacio entre dos butacas de cine:
de  una película aburrida

y el combo de palomitas vacío
excusa y motivo de movimientos

inadecuados  e indecentes .

La primera hoja de nuestro cuento favorito;

único objeto que nos llevaríamos
para sobrevivir en la isla desierta

en la que todo adolescente
acaba naufragando una vez…

 
EL tiempo de existir
para imaginarnos entre colores

que al abrir la persiana de nuestro cuarto,
se colaron tras abandonar la luz

del sol  transformándose
en los mil deseos de mariposas

que nos buscan bajo las sábanas.