23 feb. 2012

París: Callejeando

¡¡¡A fresas...!!!.Es el recuerdo que tengo por ejemplo cuando caminábamos hacia el barrio de Montmartre.
Calles alargadas y ascendentes, de forma  en ocasiones escalonada hacia EL Sagrado Corazón, Recordaba  las pequeñas tiendas que podía encontrarme mientras me dirigía hacia allí.
Es temprano, no hace mucho que han comenzado a abrir los establecimientos y nos ha llamado la atención el alegre color que hoy trae los productos de una coqueta frutería, inevitablemente nos ha entrado por los ojos unas pequeñas bolsitas de papel con fresas , sin dudarlo hemos comprado una  y hemos ido comiéndolas durante nuestro paseo, es maravilloso, dejarte llevar por los sentidos y disfrutarlos...Una vez más pasé por la tienda de vinos que en otro viaje descubrí, mirar sus escaparates  y finalmente y siguiendo la tradición de nuevo, dejar en sus cristaleras la promesa de volver por una botella.Ya, arriba, puedes elegir entre varias opciones: Ver el Sagrado Corazón ( cosa que recomiendo), subir a su cúpula y disfrutar de las vistas...( si no tienes claustrofobia en sus innumerables escaleras de caracol) , o disfrutar de las panorámicas desde  los jardines que nos rodean, donde tambíen te deleitarás pasando el tiempo y tomando el solecillo si se deja ver.

Un consejo, cuidado con la picaresca que rodea la zona,gente que se acercarán a tí con bonitas frases e historias románticas que harán que en cuanto no te des cuentas te veas haciendo con hilos nudos de "amor " y desembolsando el precio de sus historias...
 Montmartre:
Para mí uno de los barrios más especiales, aún guarda ese ambiente bohemio, el viejo barrio de los artistas...Jóvenes que mientras charlan contigo  te dibujan bocetos  por unos euros, una pequeña plaza acorazada de láminas, pinturas, cuadros a la venta, dibujantes caricaturescos que si tienes tiempo, sacarán en tu retrato lo mas burlesco de tí...
En la misma zona, una pequeña  galería de Dalí...
Pasea,juega,rie...disfruta del barrio, come en sus restaurante ( hay alguno que otro a muy buen precio) y luego visita sus creperías...Toda una tarde y visita que no dejarás en el tintero.

Y es que existen tantas zonas y cosas por hacer...Pasear por los Campos Elíseos,visitar el Arco del Triunfo, y luego ser cometa y dejarte llevar por los aires de sus amplias avenidas esquinándote en sus tiendas...





Una vez más nos llovió como todos los viajes...Pero  también el tiempo ha sido justo y nos regala intervalos de sol que agradecemos como los girasoles que se orientan al rayo de luz y la calor...


Aprovechando el sol
Sin mirar los relojes,disfrutamos de los edificos que rodean la Plaza de La Concordia, su fuente y Monolito, para pasear luego por los Jardines de Tullerias, sentarnos  en las sillas que rodean sus estanques y coger fuerza para El Muséo de Louvre que nos espera al final del parque.

Todo un recorrido por la historia...Pinturas que nos narran  combates, posesiones triunfales, retratos que nos desvelan la picardía de la época, guiños a la naturalidad del ser humano, a su arrogancia, a su poder...Esculturas  que nos enseña la grandiosidad del alma para quien cree en ella, el juicio del hombre, los tienmpo de la belleza, las creencias del ser humano, su dignidad...
Louvre
Toda una historia de nuestra sociedad descubierta y de la que sin duda, tras comer un tentenpié y un café en alguna de sus galerías exteriores bajo sus cristaleras piramidales, harán que el tiempo se tranforme en un libro o cuento abierto a la imaginación.

Sin duda son inumerables los lugares a visitar: entrañable la Catedral de Notre Dame, sus vidireras, su arquitectura, sus catacumbas...donde se guardan los secretos de sus inicios y de la isla.

Los Inválidos, cuyo espectáculo central es la magestuosa tumba de Napoleón...No sé, son demasiadas cosas que ver y disfrutar que siempre quedarán por nombrar...

Por eso amigos id, vedlo y perdeos por sus calles, sus cafés, sus esquinas cada una repleta de historias. Disfrutad la noche atravesando sus puentes con las luces reflejadas en el Sena...Enemoraos y dejad pendiente la promesa de seguir volviendo...


Hasta la proxima...


11 feb. 2012

Paris: Un camino hacia los sentidos. 2ª Parte...( Primeros andares)

Olvidemos las prisas, el correr de un lado a otro con los ojos pegados a un plano  y la duración de todo...No es buen plan...París es algo más que una ciudad repleta de todo esto, es un lugar para dejarse llevar por sus avenidas, esquinas redondeadas por sus restaurantes, sus jardines, sus noches, sus luces...
Disfruta del lugar , ve a todos los sitios que quieres ir, pero envuelto con sus esencias porque la ciudad es un despertar de los sentidos.
Después del olor de la mañana a horneado de los croissants,vagabundea ,ten una simple referencia  de lo que buscas,coge algun metro y pasea por los jardines que dan a la Torre Eiffel, tómalo con calma, buen humor y sube...No hay mejor plano que el que verás desde lo más alto, si sientes frío, puedes comprarte un chocolate en cualquiera de los puestos que rodean la plaza, cuando bajes y así mantenerte calentito mientras recorres los jardines del Trocadero. Allí al oscurecer, desde la parte superior ,tras pasar por sus fuentes y dejando a tus espaldas el Palais de Chaillot , podrás contemplar la riqueza de luces en la que se envolverá la ciudad, cuando uno de sus más emblemáticos monumentos se ilumine, bañado en incontables bombillas y un cañón de luz desafiando las nubes, parezca que quiera guiarnos entre el laberíntico puzzle impresionista que se plasmó al fondo del horizonte...Azúl eléctrico,tirando a oscuro en sus esquinas y en el centro caminos de rojos , blancos y amarillos encendidos de los vehículos.
Foto: José M.Sieres



Cientos de personas se pasan minutos observando el espectáculo, a penas ruido...tan solo la de los vendedores ambulantes que se acercan a ofrecerte sus recuerdos, pero los recuerdos no se compran para uno, sino que se ganan y es dificil regalar a otros.









¿ Y qué hacer luego?. Mientras comparte con los amigos  o tu pareja los detalles  de una alargada tarde, te diriges esa noche al barrio latino...Es uno de los más populares barrios del centro de París , ubicado entre el Vº y VIº distrito, a la izquierda del Sena y junto a la Sorbona...Cierto es que es zona típica de turistas, pero tambien que está muy animado, podras comer en cualquiera de sus restaurantes ( dándote igual su comida) y degustar aunque el tiempo te lleve la contraria de unos magníficos y tradicionales helados caseros...
Foto: José M.Sieres
Ya de vuelta al hotel,las redondas y coquetas mesitas de los restaurantes, situadas en sus terrazas nos acompañaran todo el camino...

Foto:José M.Sieres

Continuará nuestro viaje...

5 feb. 2012

Paris: Un reencuentro deseado



Esta noche hace algo de frío, pero también es natural por la fecha en la que estamos, una vez más todo está tranquilo, muy calmado, uno se asoma en el Puente de Napoleón  III  y sigue con la mirada las barcazas que realizan sus cruceros nocturnos por el Sena hasta que las pierde en el horizonte, son los minutos  en los que, como en otras ocasiones, pienso y escribo en cada bandera de popa, una vez más la promesa de volver y revivir cada tarde y noche de paseo que,como en otras ocasiones disfruté…

Foto: José M Sieres



Un reencuentro deseado:

 Ya llegamos al hotel, el metro como siempre, nos dejó prácticamente al lado. Es chiquito, tal y como lo habíamos visto en Internet, desde un principio nos transmitió buenas sensaciones, por dentro reformado  y con un estilo contemporáneo y minimalista.



En nuestro hotelito


La habitación parece  nueva y en ella, una de las camas más confortables que he podido disfrutar a lo largo de mis viajes. Sus almohadones hacen que una vez que te tumbes en ella, corras el peligro de variarte cualquier plan del día y abandonarte a la desidia .

Desde nuestra ventana, se puede observar, al lado del edificio, una librería con unos pocos metros cuadrados de parque que nos invita una vez que entres , quieras perderte  en alguna aventura que se nos cuente…

Aún nos quedó mucho por ver, tenemos nuevos planes , nuevas rutas  que seguir y compañía de amigos  con los que fuimos o coincidimos alli  y celebrar , que todos juntos, a muchos kilómetros de donde nos conocimos, seguimos siendo los mismos.

Una  cercana cafetería nos dará cada mañana la bienvenida con un par de croissant calientes y un café... Más tarde, en un horno  también próximo, los compraremos recién hechos..¡ ummm,deliciosos...! Y es que todos los dichos y topicidades que se suelen contar de París , se hacen ciertas en nuestro camino. Hace fresco, siempre abandonamos temprano el hotel para aprovechar al máximo el día , niños  que van en fila agarrados de la mano  y acompañados por una auxiliar hacia el colegio,este es grande, con jardines, con cierto estilo neoclásico,en sus alrededores sigue oliendo al horno de los croissant...Frente a el,la boca de metro, que nos llevará y una vez más, a disfrutar de tan maravillosa ciudad en la que nunca imaginé sentirme tan agusto...