20 ene. 2014

Como gotas

Foto: José M Sieres
 
 
Si en mis días no aparecieras
te extrañaría desde la mañana;
aún así no te vas, ya no lo deseas.
Y es tu deseo egoísta el que con su calor
deja frío mi cuerpo, lo enmudece a ratos
y lo corta…
Y aunque a veces espero la noche
por disiparte en lo oscuro,
sigues apareciendo como mi sombra;
desnuda y helada que se adentra
en mis sentidos dejándome sin aliento,
sin respiración en tus inviernos invernados;
¿Qué calor es tu deseo  que me enfría?
que suspiro por no tenerlo a mi lado
y a su vez suplico conservar.

Quédate entonces…
Me verás caer ante tus momentos;
ser frágil, vencible… adicto al tiempo
que  llama a mi puerta y al que abriré
junto a ti.

 

19 ene. 2014

Florencia: Una mirada hacia Puente Vecchio

Una imágen puede suponer más de un recuerdo...
Una mirada hacia Puente Vecchio. Foto José M Sieres
Las horas arropan nuestros últimos momentos en la ciudad de Florencia, pero antes de irnos, aún nos queda una última mirada.
 Sinceramente, no recuerdo si había más gente allí, si por la vía que se cruzaba a nuestras espaldas circulaba uno o más vehículos...No, no recuerdo porque es lo de menos.
 Apenas unos minutos más nos retendrán en aquella maravillosa ciudad Toscana y no hay más tiempo para los detalles.
Oscurece y atravesando el río Arno, Puente Vecchio aparece al final de nuestro horizonte enmascarado de amarillo y cortando y dividiendo su alfombra de agua de aquel cielo. El puente de piedra medieval más antiguo de Europa es simplemente bello,muy bello, ( cuenta la historia  que ni tan siquiera Hitler se atrevió a destruirlo como hizo con el resto ... ) y nos utiliza para adentrarse en nuestra mente,paralizarla y rebobinar momentos antes, donde paseábamos pos sus callejuelas...Allí compramos moras silvestres intentando averiguar la lógica del por qué una estaban más ácidas que otras (dejémoslo en tablas).

Calles junto al Duomo. Foto: José M. Sieres
Foto: José M.Sieres
Disfrutamos perdiéndonos entre el gentío que rodeaba El Duomo preguntando y rebuscando para degustar la famosa "Bistecca alla Fiorentina" de la Trattoria Mario, donde una mesa alargada se convierte en una excusa simple para mezclarte con el resto de viajeros .




Y es que estos son tan sólo algúnos pequeños recuerdos de tantos que me vienen al contemplar la reciente foto. Otras experiencias  llegarán, resurgirán en mis ojos y recorrerán mis sentidos...Y volveré a este blog, para traducirlas, para darle sentido a las pausas del tiempo,  a los segmentos de cada hoja , a contar y revivir un sueño que se hizo realidad para saber y reafirmarnos en la teoría de que todo es posible...sólo hay que querer hacerlo alguna vez.