27 sept. 2012

Bilbao: Esencia de recuerdos felices


Foto: José M.Sieres
Aún recuerdo aquella ventana de la habitación...Sus cristales de color amarillo vestían a la noche como la memoria de una vieja foto que espera ser descubierta en una olvidada caja de metal.
Una vez más me miras, me conoces bien, e intentas acortar mi tiempo de disimulos sobre la suave cama.
La ciudad nos espera, y tenemos toda las horas de la  noche...
Nuestra intrépida familia
Paseando como inquietos desconocidos, saboreamos la brisa fresca que dejó atrás la lluvia temprana, y camino de los bares del centro ,por el Campo de Volantín, desfilamos tras una familia de patos que a esas horas, habían decidido traspasar las fronteras de aquellos muros de piedras que guardan la Ría y explorar el nuevo mundo...Y tu sonries, y yo te veo preciosa habitando durante aquellos segundos en tu ojos y tu risa...
Bilbao nos acoge  entre sus calles, y como dos niños que juegan al escondite hacemos nuestra "casa" en cada esquina donde un sabroso "pinxo"nos hace de nuevo contar hasta diez.
Puppy y su Guggenheim
Durante los dias siguientes colgamos el cartel de "día ocupado" mucho por ver, conocer y andar...Los remos dibujan caminos sobre el agua, los niños patinan con sus padres por el Paseo de Uribitarte ,las tradiciones caen enamoradas frente a la silueta de melena al viento que presenta en su formas el Guggenheim, lugar mágico, donde todo es posible, donde un pequeño perro se hace grande y se convierte en un contorno de hojas y flores para guardar y proteger los sueños que dentro del museo viven... Donde un pequeño restaurante multiplica su plato en doce y tranforma las uvas de sus viñedos en suaves y frescos caldos...
Caen los medios días, pasan las horas de las mañanas entre compras por el viejo casco, que tras pasar por el teatro Arriaga, accedemos por la calle de Bidebarrieta terminando en la Catedral.
 Como en casa nos sentimos y como jóvenes enamorados nos tumbamos y jugamos en el Parque Iturriza Doña Casilda, allí el sol nos hace de complice de las horas libres que tiene el día.
Buenos momentos pasados repletos de una mochila de recuerdos de otra maravillosa ciudad que nos acogió, dejándonos n sus últimas horas, los sabores de unas copas y melodias de jazz tumbados al sol ,en los jardines y parques de junto al museo en la Av. Abandoibarra.
Son las tres de la tarde... Nuestro taxi nos espera en el hotel para volver a casa, dejando la promesa de que cualquier día,cualquier tarde, pasearemos nuevamente por aquellas calles de Bilbao.

Foto: José M. Sieres








 

12 sept. 2012

Bangla Sahib

Nueva Delhi;
Tras visitar la Gran Mezquita Jama Masjid y el mausoleo de Ghandi, nos dirigimos al templo sikh de Bangla Sahib.

Foto: José M.Sieres

Esta religión fue fundada en el siglo XV por el Gurú Nanak el cual intentó unificar matices del hinduismo e islamismo, quedando resaltada como característica especial la negación de las "castas" y el trato por igual al prójimo sin ningún tipo de distinción.
Otra de las características especiales es: su dedicación a los más humildes, por ello,cada día en la entrada, puedes observar a un gran número de personas que vienen a comer a una de las salas del templo.
Descálzate,cúbrete la cabeza con un pañuelo naranja o amarillo y mezcláte entre los fieles...
Foto: José M.Sieres
Tras lavar tus pies,darás paso hacia las escalinatas de la entrada principal de aquel edificio sagrado,allí y antes de acceder al interior te ofreceran una porción de arroz muestra de esa voluntad que ya os comenté , y una vez dentro silencio...en el centro se encuentra una copia del Libro Sagrado del "Gurú Granth Sahib".
La gente se sientan en las alfombras colocadas en el suelo y oyen los consejos de cada hoja escrita, de los pensamientos meditados....Podrías estar minutos,horas, el tiempo no transcurre...
Cuando nos levantamos salimos hacia un enorme estanque,bañado de jardines de mármol blanco,de caminos de alfombras de agua tibia y de coloreados velos que florecen alrededor de aquel néctar,como a ellos les gusta llamarlo, y donde recibirán las primeras gotas de rocio las nuevas semillas que han de expandir hacia nuevos campos aquellos consejos que  con pausada sonrisa les infundirán sus padres.
Foto: José M.Sieres
Ellos poco tienen y seguramente algo más necesiten, pero eso queda para otros, para nosotros que  llegamos más allá de los parques y vimos lo nuevo, para los que ampliamos así nuestras ambiciones y dejamos atrás lo valioso de esas sonrisas y abrazos.