16 mar. 2012

" Love will keep us together..."



Apenas si son las 10:30 de la mañana, por el paseo marítimo de Sliema la gente camina siempre acompañada de otras gente, nunca sola...A todas horas van de un lado a otro,todo está tranquilo.
El sol nos acompaña un día más a recorrer la isla,las aceras son anchas, llenas de pequeños parques infantiles que esperan la hora de salida del colegio de los más pequeños para que , una tarde más, jueguen con sus caballitos y ositos de madera.
Andamos rodeando la ciudad, cada suave perfil,  nos recibe con los restos, de lo que fueron torreones de vigilancia contra todo aquel que quiso hacerla suya. Abajo, entre  rocas planas, desgastadas por el tiempo, una muchacha da rienda suelta a su perro,con el único sonido del tímido mar que se atreve a llegar hasta cerca donde ella juega.
Una vez más, caminamos haciendo caso omiso a los mapas,no hemos venido para eso,sabemos donde queremos ir, pero ni idea, si por donde vamos, es el camino acertado...Es nuestra particular aventura.
Hay un puente, el sendero de madera que lo dirige, llevaran a nuestros adolescentes Ana y Matías, seguramente al atardecer a prometerse todo el amor que con su adolescencia se pueden prometer.
Seguirán los rituales que aprendieron de sus hermanos mayores,los que vieron de sus otros amigos enamorados y tras disfrutar de la calidez de la paleta de colores que va cerrando la tarde, ambos se mirarán y pensarán en su momento, esos segundos que siempre vemos en la mirada del otro, que nos confirma, que el recuerdo será para la eternidad pase lo que pase luego en sus vidas.
Foto: José M.Sieres
La brisa comienza a refrescar en sus pálidos brazos y llegado el momento,Matías  sacará de bolsillo aquel candado que  por la mañana compró en la ferretería de su barrio y sentados los dos en un rincón del puente, con rotulador  en mano,escribirán aquel deseo que, este atardecer, los hizo llegar allí..." Love will keep us together..."
Ahora estamos allí, siendo testigos de tantos candados como ilusiones se habrán reinventado en cada amanecer o puesta de sol, y frente a nosotros la Valletta, testigo de todas aquellas promesas y sueños de nuestra particular pareja...
Es hora de seguir, abajo, nos espera una barcaza que nos hará de taxi y nos llevará hacia ella...











14 mar. 2012

Un año más de contrato con la vida

Tras pasar el día de ayer, ha llegado el momento de  que este garabatillo de hombre, renueve por un año más, su contrato indefinido  de trescientos sesenta y cinco días .

El abajo firmante:José M.Sieres
En el documento que a partir de hoy lleva mi firma, no existirán letras pequeñas que distorsionen la realidad de mis idéas, no existirán cláusulas que anulen cualquier deseo expresado para el futuro...No habrá trampa aunque si figuritas de cartón. Con ello dispongo que los trazos de mi firma aseguran el bienestar de mi vida siguiendo las siguientes pautas:
- El abajo firmante se compromete a seguir cumpliendo cada uno de los 365 días , con las ilusiones que se haya marcado antes y después de su renovación.
- Que nada de lo que le rodea será impedimeto para llevar a cabo esos sueños, siempre posibles y renovables por otros cuando estos se hayan cumplido.
- Que nadie le hará sentirse culpable ni responsable, ni aceptará de ninguna manera, que le digan que:" esta crisis la hemos hecho todos." Es más...
-Que la vida es demasiado bella y corta ,por lo que no tiene pensamiento alguno de permitir que otros, para vivir la suya,  anulen los del abajo firmante aprovechándose de ella.

En estas tres indicaciones sencillas y simple, hoy 14 de Marzo, confirmo mi convicción en demostrar como, sin tener que hacer gala de grandes necesidades, se puede ser feliz simplemente agradeciendo lo que cada día te brinda la vida y sacando su jugo llena de luces y risas.

Gracias a los que cada día estan cerquita...



9 mar. 2012

Rabat (MALTA): Tradición a ritmo de... "Sombra aquí...Maquíllate,maquíllate...

Plaza Principal e Iglesia de San Pablo
Foto:José M.Sieres
Tras visitar la vieja Mdina,salimos por sus puertas para  recorrer la ciudad vecina de Rabat, antiguamente perteciente también a esta anterior y ahora independiente.
Ambas tan sólo quedaron diferenciadas  por un alargado parque que rodea la ciudad fortificada...El soleado jardín nos recibe con pequeños carruajes que atraen al visitante para pasear por sus calles.
Rabat es una tranquila ciudad de unos 12000 habitantes; junto a la parada de autobús que sirve de enlace con el resto  de otros pequeños núcleos, se observan los restos de una Villa Romana, y frente a ella una tienda de recuerdos que dobla la esquina para adentranos a partir de ese punto en el inicio de nuestra visita.
Foto: José M.Sieres
Ha pasado ya la hora de comer,nosotros lo hicimos en Mdina y el clima hacen placentero este paseo...Pronto se puede respirar la sencillez y humildad de sus habitantes, pequeños bares como nuestros conocidos aquí "baches", se llenan de agricultores o trabajadores de otras actividades similares. Allí hablan,seguramente de como fué la jornada,  sentados en el interior o improvisados bancos afuera junto a la puerta.
Una vez más el día quedará bajo la protección de los Santos, guardianes de cada esquina o cruce o cada casa y ventanal de todo barrio que recorramos;porque hablar de cualquier parte  y rincón de Malta es tener presente su fe y sus fuertes creencias en la religión justificada por su historia.

Foto: Jose M.Sieres

Hemos llegado a la plaza principal del pueblo,solo nos costó unos minutos, en el centro, la Iglesia de San Pablo en cuya Cripta , nos cuenta su pasado , que se refugió nuestro personaje, tras un naufragio y pasó varias semanas predicando su Evangelio...
Catacumbas
Foto: José M.Sieres
Cripta de San Pablo
Foto: José M.Sieres

Sin embargo mi teoría es otra...Pegado a este religioso edificio, a unos metros, nuestros ojos se recogen en forma de persiana para llenar nuestras pulilas de un sin fín de variedad de pastelitos caseros y éste, creo que fue el motivo de que se alargara el tiempo de su estancia...
Tras  recorrer un par de calles más, visitamos las Catacumbas que llevan el mismo nombre que la Iglesia,una sucesión de galerías que recomendamos visitar para los amantes de la historia.
Con la hora va entrando el apetito, así que volvemos a la plaza con la intención de sentarnos en una de sus mesitas de terraza y disfrutar de lo que nos puede aportar su gente...Mientras estamos tomando un refresco , vemos tradición y actualidad conviven armoniosamente en un sitio tan pequeño... Junto a nosotros nos regala la tarde un momento mágico, donde varios ancianos, se han sentado cerca con un equipaje de mano un tanto peculiar...De repente...la plaza  que permanecía en silencio, queda envuelta en una milagrosa melodía de alegres cánticos de pajarillos de colores que estos abuelos han sacado a pasear en su pequeñas jaulas y disfrutar de la visitas de otros que en libertad, acuden a la acompañía de sus amigos...

Anuncio de moda
Foto: José M.Sieres
Reunión de cantores
Foto: José M.Sieres
. El momento es indescriptible y  frente a ellos , a su vez, unas muchachas ruedan en  aquella pastelería casera que vimos a nuestra llegada, un anucio de ropa que me trajeron recuerdos del programa Tocata y a un jóven grupo que comenzaba llamado MECANO...colores vivos, sombras de ojos que se pierden en peinados de los años 80...Es la moda de Malta, y mientras mi sentidos se giran hacia la izquierda,  donde aquellas aves  pasan la tarde tomando su cafélito con galletas de alpiste, en mi cabeza resuena una y otra vez ese famoso tema de...Sombra aquí, sombra allá...
Tras despedirnos de aquella transformada plaza, fue visita obligatoria aquel horno de de pasteles caseros, donde se nos obsequío tras la compra de  la rosquilla tradicional , con otras diversas galletas y mazapanes...Y así fué nuestra vuelta a Sliema, un paseo por la costa con música de tintes nostálgiocos italiana y endulzando nuestros paladares con aquel  pequeño surtido improvisado casero traídos de Rabat...
Horno de dulces caseros
Foto: José M.Sieres








7 mar. 2012

Sliema: Lo último será lo primero...

La noche ha tomado  con fuerte pulso el cambio de guardia sobre Sliema. Hoy es nuestra última noche y no queremos que termine  con el sólo movimiento de las agujas de un reloj. Queremos parar el tiempo, nos lo hemos propuesto. Mientras volvemos en coche por la costa tras desembarcar en la terminal de Cirkewwa y visitar la isla de Gozo, Raquel trama lo que será el último asalto...
Tras  dejar nuestro Opel  de Rent a car repostado, y todo listo para entregarlo  en la madrugada siguiente en el aeropuerto de Luqa, nos dirigimos andando hacia hotel donde nos ducharemos y prepararnos para la cena...
Bahía Spinola.
Foto:José M. Sieres
Raquel  lo tiene todo pensado, y quiere sellar el viaje con un buen sabor de boca. Me propone ir a un pequeñito restaurante cerca de nuestro hospedaje en el que habíamos plantado nuestros ojos  de casualidad la noche anterior.
Sabe que el lugar me gusta, es un local con tintes de pequeña taberna y aromas de vinos italianos que mezcla  una rica cocina mediterránea...Son las 19:30. Somos  los primeros clientes , aunque no tardará en llegar algunos más, hemos elegido una mesa en la planta de arriba, con vistas a unos metros de nuestra posición de toda la bahía.
Lo sentimos, lo vivimos...El tiempo se ha parado, la noche no cambiará sus colores en nuestro envidiado rato.  Nos gusta  las pequeñas sorpresas que ilusionan los momentos , así que cerramos las cartas y pedimos al camarero que  elija por nosotros, que nos sorprenda,pronto subiría una botella de vino tinto que desprende aromas a cereza madura.
Ahora parece ser que es el dueño el que sube y se hace responsable de las anotaciones sobre nuestro menú, una vez más...damos carta blanca a sus gustos...Todo trasciende como debe trascender, todo tiene su espacio, su lugar,su momento...Es nuestra última noche, donde los sentidos deben apoderarse del tiempo donde reímos y recordamos,donde asentimos  con nuestros gestos, que cada segundo que hemos pasado, se fue llenando de experiencias que enriquecieron nuestras almas.
La velada ha sido única como cada velada, irrepetible como cada momento  ya vivido junto a ella...
Raquel...Una vez más has conseguido llenar de tan maravillosos recuerdos y experiencias  mi  vida y formar parte de toda ella.

Pd: Porque a veces lo último debe ser lo primero...