16 oct. 2011

El jóven y la ballena

CAPÍTULO 3

"Una boda pasada por agua..."


      Pasaron varios días sin que saliese de nuevo el tema, hasta que ya algo desesperado Târeq le dió una especie de ultimatúm a Jamil.
Le avisó que ya no podía demorarse más la partida, que los otros dos que iban a acompañarlos estaban dispuestos a marcharse a finales de esa misma semana y que si  querían apuntarse lo dijeran de una vez y preparasen  dinero para pagar la embarcación...
- Está bien, pero bajo algunas condiciones.-dijo Jamil.
- ¡Venga , dime!¿ Cuáles son esas condiciones?.-
- Estos día he estado dándole muchas vueltas estos días y eso de salir por la noche no lo veo...Demasiado arriesgado.-
- Pero Jamil, A plena luz del día no llegaríamos ni al bote...
- No te preocupes amigo, yo también pienso a veces. La semana que viene se casa nuestro vecino Mushin...
-¿ Y qué tiene eso que ver?.-
- ¡ Ayyy,amigo mio!. A veces hay que  explicártelo todo. Como bien sabes mi padre es músico por afición y me ha comentado que tocará en la fiesta que se celebra, pero lo más importante es que si no recuerdas mal, ese día está invitado todo el pueblo al festejo. Por tanto el pueblo durante algunas horas estará muerto.
Podremos ir a la orilla y salir con la barca al atardecer, he calculado que si como me cuentas tardamos poco mas de tres horas, justo cuando anochece estaríamos frente a las costas españolas, de esta forma habríamos pasado  el tramo de mayor peligro y no se nos vería al acercarnos...
    Târeq se quedó asombrado frente a todo ese razonamiento que tan sólo en un par de minutos le había soltado su amigo y con tan poca capacidad de reacción que se conformó con decir:
- Vale, vale.
Todo quedó preparado,se les comunicó a los otros dos acompañantes, el cambio de plan y comprendieron que efectivamente parecía lo más adecuado.
Finalmente llegó el día de la boda. Desde primeras horas de la mañana el ajetreo de las calles era incesante con los preparativos. El padre de Jamil ensayaba los últimos acordes del Arghoul y apresuraba a Jamil y sus hermanos para que estuviesen listos desde temprano, aunque nuestro amigo le comentó que tenía que terminar unos deberes, así que fueran yendo ellos antes hacia la boda y  los alcanzaba más tarde.
En cuestión de pocas horas todo quedó vacío,nadie quiso perderse el evento. Jamil fué escabuyéndose por las esquinas que ocultaban a su vez las estrechas calles que desembocarían en el camino que  lo dirigiría hasta la pequeña playa.
  Cuando iba llegando al punto concertado para la salida, no daba crédito a lo que cada vez veía con mas claridad. Allí se encontraban Târeq y los otros dos acompañantes, pero el bote...
- Târeq. ¿ Pero qué es esto?. Me hablaste de una embarcación en condiciones y con motor y me traes una zodiac con cuatro remos. ¿ Te has vuelto loco?.¿ Pero en qué piensas?.-
- Mira Jamil, esto es lo que me han dado por lo que hemos pagado y no estoy yo ahora para entrar en peleas de si quieres un yate o esto. Nos vamos  o tu te quedas,pero dímelo ya, ahora mismo.
-Estás loco-...
Aquello iba a ser una locura, pero ya no podía retroceder, había tomado la decisión y no pasó por su cabeza volver  , pensó que si lo que buscaba era triunfar en la vida el primer paso no podría ser hacia atrás...
Empujaron la barca hacia el mar y con la quilla embistieron las primeras olas, luego se montaron, cogieron cada uno un remo y empezaron a remar rápidamente hasta convertirse en un pequeño punto en el horizonte ya no divisable desde la playa...
(seguirá...)




No hay comentarios:

Publicar un comentario