5 feb. 2012

Paris: Un reencuentro deseado



Esta noche hace algo de frío, pero también es natural por la fecha en la que estamos, una vez más todo está tranquilo, muy calmado, uno se asoma en el Puente de Napoleón  III  y sigue con la mirada las barcazas que realizan sus cruceros nocturnos por el Sena hasta que las pierde en el horizonte, son los minutos  en los que, como en otras ocasiones, pienso y escribo en cada bandera de popa, una vez más la promesa de volver y revivir cada tarde y noche de paseo que,como en otras ocasiones disfruté…

Foto: José M Sieres



Un reencuentro deseado:

 Ya llegamos al hotel, el metro como siempre, nos dejó prácticamente al lado. Es chiquito, tal y como lo habíamos visto en Internet, desde un principio nos transmitió buenas sensaciones, por dentro reformado  y con un estilo contemporáneo y minimalista.



En nuestro hotelito


La habitación parece  nueva y en ella, una de las camas más confortables que he podido disfrutar a lo largo de mis viajes. Sus almohadones hacen que una vez que te tumbes en ella, corras el peligro de variarte cualquier plan del día y abandonarte a la desidia .

Desde nuestra ventana, se puede observar, al lado del edificio, una librería con unos pocos metros cuadrados de parque que nos invita una vez que entres , quieras perderte  en alguna aventura que se nos cuente…

Aún nos quedó mucho por ver, tenemos nuevos planes , nuevas rutas  que seguir y compañía de amigos  con los que fuimos o coincidimos alli  y celebrar , que todos juntos, a muchos kilómetros de donde nos conocimos, seguimos siendo los mismos.

Una  cercana cafetería nos dará cada mañana la bienvenida con un par de croissant calientes y un café... Más tarde, en un horno  también próximo, los compraremos recién hechos..¡ ummm,deliciosos...! Y es que todos los dichos y topicidades que se suelen contar de París , se hacen ciertas en nuestro camino. Hace fresco, siempre abandonamos temprano el hotel para aprovechar al máximo el día , niños  que van en fila agarrados de la mano  y acompañados por una auxiliar hacia el colegio,este es grande, con jardines, con cierto estilo neoclásico,en sus alrededores sigue oliendo al horno de los croissant...Frente a el,la boca de metro, que nos llevará y una vez más, a disfrutar de tan maravillosa ciudad en la que nunca imaginé sentirme tan agusto...

3 comentarios:

  1. Pero dí quién te descubrió una de tus ciudades favoritas....andaaaa, diloooooo!

    ResponderEliminar
  2. Eso eso, que Raquel se lo merece...

    Después de leer tu entrada dan ganas de volver...

    Un abrazo Jose

    ResponderEliminar
  3. Ya os habéis adelantado a los acontecimientos...

    ResponderEliminar